El Paseo Doctor Alemany ha recuperado su antigua esencia tras la remodelación acometida por la empresa de Hozono Global. Además, se ha instalado una ventana arqueológica para poder ver los restos de la muralla del siglo XVI.

Hozono Global

Orthem Servicios y Actuaciones Medioambientales ha devuelto uno de los espacios más emblemáticos de Cullera a los viandantes.

La localidad valenciana acaba de estrenar el Paseo Doctor Alemany tras la remodelación acometida por la empresa de Hozono Global. Las actuaciones han permitido recuperar la esencia de una de las calles más populares de la localidad al peatonalizarla.

Así, con una inversión superior al millón y medio de euros, las obras han vuelto a hacer de este espacio en el centro de la ciudad un paseo para las personas y un punto de encuentro para los vecinos.

Orthem devuelve a los viandantes una de las calles más emblemáticas de Cullera

En esta reforma integral han primado los criterios de accesibilidad, sostenibilidad y eficiencia, de forma que el nuevo paseo es un ejemplo de movilidad sostenible.

Así, además de eliminarse el tráfico rodado también se ha instalado un pavimento descontaminante. El material del suelo tiene capacidad fotocatalítica, es decir, puede destruir tanto los gases contaminantes que emiten los vehículos como los compuestos orgánicos volátiles peligrosos para la salud que se encuentran flotando en el aire y además se autolimpia. Iluminación LED, bancos y árboles son los otros elementos con los que cuenta también la nueva avenida.

Esta actuación ha constituido uno de los proyectos urbanísticos más ambiciosos y transformadores del gobierno municipal.

Las obras de renovación del paseo pusieron al descubierto unas instalaciones hidráulicas en mal estado y se procedió a la renovación de los conductos de agua del centro.

Gracias a esta obra se han triplicado los saneamientos para la evacuación del agua de lluvia.

Una ventana al siglo XVI.

Además, se ha instalado una ventana arqueológica, esto es, una plataforma transparente, que permite contemplar los restos de la muralla medieval que rodeaba la ciudad en el siglo XVI.

Las excavaciones que se realizaron al inicio del proyecto permitieron encontrar alrededor de ocho metros del trazado de la muralla que, además, estaban en buen estado de conservación.